por: Ian Raudales

Taulabé, Comayagua. Junio fue testigo del nacimiento de una nueva opción de financiamiento para las microempresas agrícolas de la zona. La caja Rural “Fe y Esperanza”, como su nombre lo índica, es el deposito de los anhelos y sueños de sus treinta y cuatro afiliados, hombre y mujeres, para hacer frente a la difícil situación del país.

Un total 89,000 lempiras han sido otorgados a “Fe y Esperanza” a través de la unidad de créditos de La Red COMAL con el objetivo de financiar la compra de fertilizantes para el cultivo del café y la siembra de granos básicos.

Páginas