Por: Ian G. Díaz

Campesinas y campesinos de la zona sur se protegen frente a los efectos del cambio climático a través de la organización de bancos comunitarios de semilla.

Las temperaturas han aumentado progresivamente durante los últimos veinte años en la zona sur del país. Con cada verano los ciclos de siembra resultan más irregulares, mientras se reducen los días de lluvia.

Cientos de comunidades, en lo que se conoce como el corredor seco de Honduras, asumen la amenaza de hambruna con cotidianidad, hasta esta zona, cerca de la frontera sur con Nicaragua, pequeñas y pequeños agricultores ven su medio de sustento decaer año tras año.

Páginas